Ventanas inteligentes: la nueva forma de obtener energía

21.03.2018

Una alternativa que está revolucionando la industria: ventanas que se convierten en paneles fotovoltaicos

Generar nuestra propia energía es uno de los retos más cercanos al que se enfrenta la sociedad. Los objetivos son acabar con la dependencia de los combustibles fósiles contribuir a la sostenibilidad del planeta. Las nuevas tecnologías están avanzando en esa dirección y hoy os traemos un nuevo invento que puede revolucionar la manera que tenemos de producir energía. Hoy te presentamos una alternativa que está revolucionando la industria: ventanas que se convierten en paneles fotovoltaicos.

Tu propia energía al alcance de tu mano

Creadas con perovskita, un material que ha revolucionado la industria de la energía solar, estas ventanas permiten que pase un 68% de la luz que reciben, obteniendo una eficiencia de la conversión energética de más de un 11%.

El primer prototipo de NREL (National Renewable Energy Laboratory), permite regular la cantidad de luz para, de esta forma, cuando no hay demasiada luz solar, la ventana sea transparente, pero si, por el contrario, hay demasiada, la ventana se oscurece y se convierte en un panel solar.

Este tipo de elementos da la posibilidad de dotar a edificios de gran altura como rascacielos, de autosuficiencia energética. En algunas ocasiones permite incluso generar un excedente para abastecer a otras edificaciones aledañas o situadas a una distancia mayor.

Sin embargo, lo más llamativo de este invento es que, estas células, pueden generar energía también gracias a luz artificial. Con todo ello, la función principal no será solo su uso en lugares que reciban luz directa solar, sino también en otras condiciones lumínicas.

Un funcionamiento complejo

Este "líquido" generador de energía que se aplicará en las ventanas, está formado por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, y ayudará a crear de esta forma unas pequeñas células fotovoltaicas, en las que se producirá el "milagro energético".

Estas células orgánicas se conectan al marco de la ventana, realizándose la extracción energética en el mismo momento hacia una batería o hacia un dispositivo que se conecte a directamente a este generador.

Además, su garantía de hasta 25 años es uno de los puntos más importantes de este invento, obteniendo 50 veces una mayor energía que un panel fotovoltaico más tradicional. La mejor manera de progresar en la sostenibilidad del planeta, no solo reduciendo las emisiones perjudiciales, sino también disminuyendo la producción de materiales para este tipo de dispositivos.

Sin embargo, este invento después de 20 ciclos de funcionamiento, mengua su capacidad de conversión de la energía decayendo de manera significativa. Por lo tanto, se necesita un mayor desarrollo y tratamiento para aumentar la cifra de ciclos de funcionamiento. Pero, vamos por buen camino, ¿no?

Para nuevas necesidades, soluciones innovadoras. Las ventanas que generan energía, han llegado para quedarse.